Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 

TANTRA
EL COITO ORAL: AUPARISHTAKA

 

El sexo oral se caracteriza por despertar mucho más rápido el kundalini ya que interrumpe la secuencia lógica de procreación que se encuentra implícita en una relación sexual.

La importancia del sexo oral proviene dada desde que una de las primeras actividades que hace el ser humano cuando nace es succionar el pecho de la madre para alimentarse. Así, se hace la relación inconsciente que el acto de chupar con la boca es tranquilizador, de ahí que luego se chupe el dedo, se coma tierra, papel, y el borrador del lápiz en la escuela.

La satisfacción oral se mantiene a lo largo de la vida y así tenemos la gente que come chicle, gente que fuma, gente que se come las uñas, etcétera.

Dentro de la tradición del Tantra, el sexo oral se ve como un yoga o una unión de los opuestos, pues lo que está arriba se une con lo que está abajo. Esto provoca un equilibrio entre las fuerzas energéticas que llevamos dentro y que nos comunican con la naturaleza. El sello tántrico "Cómo es arriba es abajo", se refiere a esto y se encuentra en los himnos sagrados, y en todos los rituales antiguos.

La unión sexual genital se considera un acto exotérico que implica la perpetuación de la raza. Por su parte, el Vajroli Mudra, el fellatio (sexo oral de mujer a hombre) y el cunnilingus (sexo oral de hombre a mujer) por el contrario buscan la creación de un "hijo mental", que puede ser desde una idea hasta un concepto, y que hace al ser humano más completo.

En el cunnilingus, la lengua se convierte en el falo, y en el fellatio es la boca de la mujer la que se convierte en vagina. Estas nuevas significaciones provocan una especie de estallido mental, pues la lengua es sumamente sensible y amplifica las sensaciones.

Por otro lado, la relación entre la boca y la vagina es más que simple parecido. Cuando nos encontramos en un momento de suma tensión la boca se seca, y a las mujeres no sólo se les seca la boca sino que también la vagina o el yoni. Por el contrario, si estamos excitados, la boca genera mucha saliva, de la misma forma si la mujer se encuentra excitada su vagina se humedece.

Ahora, tradicionalmente en nuestra cultura occidental, la relación sexual oral ha sido prohibida, rodeada de tabúes y cargada con nociones de perversión o suciedad, y no hay nada más lejano a la perspectiva tántrica. En nuestras sociedades, se analogiza las excreciones corporales o productos de desecho de nuestro cuerpo con los fluidos sexuales que son ricos en nutrientes. Además, para el Tantra es fundamental que haya una completa higiene en ambos participantes de la relación, tanto en el nivel corporal, como bucal, genital y en sus manos, pues así se previenen enfermedades.

La mujer o Shakti y el hombre o Shakta se recuestan sobre el lado derecho. La cabeza de cada uno se debe oponer a la zona genital del otro. Shakta debe deslizar su mano derecha por debajo de los muslos de la mujer, y reposar su cabeza entre los muslos de ella. Luego, él debe humedecer con su saliva sus dedos índice y pulgar derechos y sellar firmemente el ano de su compañera con el índice, al mismo tiempo que introduce su dedo pulgar en el yoni o vagina. Entonces, él posa su boca sobre el yoni, y su lengua empieza a actuar sobre el clítoris.

Por su parte, Shakti encapsula con su boca el lingam (pene) de su compañero, cerrando el orificio de la punta con la lengua y presionando el ano con el tercer dedo de su mano derecha. Los otros dedos deben acariciar el perineo y el escroto.

Esta postura llamada Kakisana o Postura de la Corona, induce un orgasmo suave y permite que la consciencia del dios y la diosa se congelen en una inmovilidad trascendente.

 

Fuente: http://www.solonosotras.com

Compartir en Facebook