Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 

TANTRA
LAS POSICIONES TÁNTRICAS

 

La unión o yoga del yoni o vagina y el lingam o el pene, se logra según el tantra en una posición sentada, donde la mujer se ubica sobre el hombre, de frente a él y a horcajadas.

Esta posición denominada erecta garantiza una nueva dimensión de l orgasmo y una reafirmación de la experiencia sexual.

Llama la atención que en esta postura es la mujer la que tiene la parte activa, y que de esta manera la sexualidad tántrica invierte o subvierte los papeles establecidos por la sociedad, donde el hombre es el que tiene el papel activo y la mujer es totalmente pasiva.

Esto especialmente se debe a que el yoni encierra el lingam en esta postura y extrae de él todas las energías viriles, además no le permite salirse ni resbalarse hacia afuera, incluso bastante tiempo después de la eyaculación.

Además, esta es la postura clásica tántrica porque se centra más en el carácter mágico y mítico que en el objetivo de reproducción, pues el semen tiende a salirse del útero debido a la fuerza de gravedad.

Esta postura tiene muchas ventajas, como el hecho de que permite un recuerdo del balanceo que todos vivimos en el vientre de nuestra madre, cuando nos encontrábamos flotando en el líquido amniótico.

También, permite virtualmente y de hecho facilita los orgasmos simultáneos lo que aumenta la compenetración y la posibilidad del despertar del Kundalini.

Y tal vez, la mayor ventaja que existe para la mujer es que esta postura posibilita una directa y constante estimulación del clítoris, por lo que ella puede alcanzar altos niveles de estimulación.

 

Fuente: http://www.solonosotras.com

Compartir en Facebook