Piramides de Egipto
Bookmark and Share



 
 
 
 


ZITA PESSAGNO BARRELLA
TAROTISTA
zitatarot@hotmail.cl
ZITA TAROT
Diciembre de 2010


HISTORIA DEL TAROT

Para la mayoría de las personas, seamos o no creyentes, el Tarot es causa de curiosidad puesto que su "Lectura" está asociada a la adivinación del pasado, del presente y del enigmático futuro que tanto intriga y encanta.

El Tarot es un espacio de convergencia donde muchas culturas de Oriente y Occidente han aportado, de una u otra forma, al resultado final que conocemos hoy en día, y que se materializó durante el siglo XVI en Europa, me refiero a esa baraja de 78 cartas con 22 Arcanos Mayores y 56 Arcanos Menores que es la configuración actual del Tarot.

Se dice que la palabra Tarot, etimológicamente, tiene muchas posibles fuentes de origen, revisemos algunas:

  • "Tarotée" termino egipcio que significa un tipo de diseño de carta, al igual que "Tares".
  • "Tar" término egipcio que significa "sendero" y "Ro" término egipcio que significa "real" se asocian y resulta "el verdadero sendero".
  • "Torah" término hebreo que significa "la ley".
  • "Rota" vocablo latino que significa "Rueda".
  • "Orat" vocablo latino que significa "habla".

Para la mayoría de las personas, seamos o no creyentes, el Tarot es causa de curiosidad puesto que su "Lectura" está asociada a la adivinación del pasado, del presente y del enigmático futuro que tanto intriga y encanta. Gracias al Tarot es posible conocer nuestros destinos y preveer con eficiencia las acciones a tomar para seguir un camino menos tortuoso e impredecible gracias a la amalgama de elementos materiales, espirituales y lúdicos que han hecho que sea considerado un Libro Esotérico que provee muchas posibilidades de lectura e interpretación, es una fuente de información que nos permite poder tener los datos necesarios para guiarnos con mayor eficacia en los pasos a seguir para conseguir objetivos concretos que mejoren nuestras vidas.

Son muchos los orígenes que se le atribuyen al nacimiento del Tarot, y ninguno es realmente preciso. Acuciosas investigaciones científicas lograron descubrir la presencia de los Arcanos Mayores en los jeroglíficos del antiguo Egipto, eso nos remonta a miles de años atrás, se dice que los 22 Arcanos Mayores pertenecen al milenario Libro de Toth, equivalente del Dios Griego Mercurius, hecho en 78 láminas de oro puro y cuyo contenido representaba "aquella cosa que da conocimiento a todo lo demás", es decir, esta baraja de bellas figuras era considerada la base máxima de la sabiduría para los egipcios.

Otros estudiosos nos reseñan que, en el siglo XII en China, el mismo juego que sirvió de base para el dominó, de 30 tabletas de marfil, tiene ciertas semejanzas en el tamaño y sus figuras con el Tarot, este era utilizado para entretener a las esposas del Emperador en sus tiempos de ocio.

En la India se dieron dos tipos de juegos, llamados hindúes y musulmanes, que iban entre 96 y 120 cartas redondas con las figuras de las 10 encarnaciones del Dios Vichnu, y se les llamaba Avatars. También los investigadores encuentran en Persia un juego de 25 cartas con figuras semejantes a las del Tarot.

Lo concreto es que el Tarot empezó a ser divulgado más notoriamente durante la Edad Media (476-1492 D.C.) sobretodo, asociado a la caza de brujas, la hechicería y todo lo relativo a lo mágico y místico, y en el Renacimiento (XVI) ya se le empezó a utilizar para la Cartomancia que es el arte de la adivinación a través del Tarot, y quienes descubrieron esta posibilidad en las Cartas del Tarot fueron los Gitanos quienes lograron transformarse en sus más interesados difusores.

El primer Tarot que más antiguo que se conserva es el de la Corte del Rey de Francia Carlos VI (1392), se le llamaba Naibi y era un instrumento que acercaba a la espiritualidad y no era visto como un juego de adivinación, junto con el Tarot comprado por el Duque de Milán Filippo Visconti (1415) llamado Juego de Naipes Iluminado. En cuanto a la divulgación del Tarot como espacio de adivinación, ese rol se le atribuye a los Gitanos, ellos se dedicaron a utilizarlo como instrumento de Cartomancia y medio de sobrevivencia económica lo que permitió, gracias a su estilo tan particularmente nómade de vida, poder difundirlo profusamente por toda Europa y luego al mundo entero.

Desde mis vivencias solo puedo decir que no importa el lugar, ni la época, leer el Tarot es un privilegio y una responsabilidad, no se debe jugar con el por dinero o diversión ni con la gente que confía en quienes lo leemos, y lo recibido siempre debe ir a causas bondadosas para con otros. El Tarot son puertas que permiten al Vidente mirar a través de él para acceder al saber que se busca conocer, figuras que representan jeroglíficos descifrables sólo por aquellos que los Maestros han decidido tengan el permiso en el tiempo que se ha indicado y para los usos que ellos designen.

Leer el Tarot es un regalo divino y no un pecado, es una bendición para ayudar a los que tengan la suerte de caer en las manos correctas, lo que también es parte de su destino y su karma que de otras vidas les corresponde.

Muchos pueden acceder a un Tarot, pocos tienen el permiso de leer la verdad, menos aún pueden divulgar lo visto, pero a todos nos intriga y encanta la posibilidad de por un instante tener el permiso de ser Dioses y tener las llaves de lo oculto.

A quien le corresponda ser el enviado de los mensajes del otro lado deberá decir lo que ve con justicia, más allá del bien y del mal, dejando a su consultor libre de creer o no utilizando la información como mejor considere.

Recuerden, EL siempre nos está mirando, no podemos mentir ni engañar al usar el Tarot y cuidado con todo lo dicho por que son designios que se cumplirán, así está escrito, así sea…

Zita.

Compartir en Facebook